La inteligencia artificial es una tecnología transformadora__

Por Cezar Taurion: La Inteligencia Artificial (IA)

La Inteligencia Artificial (IA) es una tecnología transformadora, al igual que la electricidad, el motor de combustión interna y la Internet. ¿Y qué es una tecnología transformadora? Es una tecnología que cambia y da forma a la sociedad. A medida que la electricidad ha realizado un enorme cambio para nuestra sociedad actual, la IA también ocasionará una transformación de la sociedad en la era digital. No es casualidad que más de 50 países cuenten con Políticas de Estado con relación la IA. Si fuera solo una tecnología sin mayores implicaciones, no sería el objetivo de las políticas estatales.

En este contexto, las empresas no pueden subestimar el poder transformador de la IA en sus negocios. Sin embargo, la IA no es solo un desafío tecnológico, sino que, por el contrario, se trata principalmente de personas. Existe, y con razón, mucha preocupación por los efectos de la IA en las profesiones y los trabajos. La automatización, incluso sin IA, ha eliminado muchas profesiones, algunas operaciones, como ascensores, mecanógrafos y telegrafistas, pero también altamente especializadas como navegadores e ingenieros de vuelo que existían en las cabinas de los aviones hace 40 años. Por otro lado, la automatización ha creado nuevos roles como conductores, desarrolladores de aplicaciones para teléfonos inteligentes e incluso actividades impensables como instagramers y youtubers.

Una mirada más cercana a lo que la automatización nos ha traído hasta la fecha muestra que algunas funciones que se han quedado obsoletas han sido reemplazadas por otras. También nos muestra que la automatización ha reemplazado a las funciones automatizables por excelencia, que dependían principalmente de actividades operativas o repetitivas.

Sin embargo, la velocidad de la revolución que estamos viviendo y el uso intensivo de la IA llegará a otro estrato de la sociedad, hasta ahora inmune a la automatización, como los “white collars”, como abogados, contadores, auditores o médicos. Las nuevas funciones y tareas que se generarán serán las que requieran más conocimientos y razonamiento cognitivo. Exigen creatividad e innovación.

Además, la sobredosis de tecnología disponible desde la niñez ha disminuido enormemente la interacción cara a cara, tendiendo a crear torpeza en las habilidades sociales y emocionales. No se trata en absoluto de evitar el uso de la tecnología, sino de equilibrar la interacción a través de teléfonos inteligentes y videoconferencias con interacciones cara a cara. Esto también se aplica a la creciente adopción del teletrabajo, que debe equilibrarse con las interacciones en persona.

La inteligencia artificial potencializa nuestra capacidad cognitiva

El impacto de la IA que llega a áreas de conocimiento especializado cambia radicalmente nuestra percepción sobre el efecto de la automatización. Antes, era un consenso que la automatización solo afectaba las actividades operativas, como en las líneas de producción de una fábrica. Pero ahora nos damos cuenta de que, con la IA, podemos verla actuando en actividades más mentales que manuales, involucrando la toma de decisiones, que tradicionalmente incluye a personas con formación universitaria y que trabajan en el estrato profesional considerado superior.

La diferencia fundamental en la aplicación de la IA es que, si bien las tecnologías anteriores como el automóvil y el tractor han mejorado nuestra fuerza física, la IA mejora nuestras capacidades cognitivas. La IA aumenta nuestra inteligencia al hacerse cargo de las tareas rutinarias, lo que reduce la demanda humana para estas tareas. Por otro lado, nos permite crear nuevas oportunidades que antes no existían, permitiéndonos a los humanos dedicar más tiempo al trabajo creativo.

Las máquinas no tienen empatía, creatividad ni imaginación.

Las máquinas son muy buenas para realizar tareas repetitivas, hacer cálculos extremadamente rápido y recuperar información dispersa en muchos lugares. Pero las máquinas carecen de empatía, creatividad o imaginación. No tienen emoción y por lo tanto son nulos en Inteligencia Emocional.

El diferencial humano estará en nuestra capacidad de creatividad, flexibilidad, emotividad, motivación, liderazgo, relaciones interpersonales, consideración, empatía y sentido común. Desafortunadamente, nuestra formación académica actual no enfatiza muchos de estos aspectos en su programa de estudios. Una academia tradicional, que actúa muy parecido a una fábrica, generando profesionales de manera similar a productos terminados y estandarizados, no fomenta estas habilidades. Todavía vemos mucho del modelo educativo del siglo XIX, con estudiantes sentados, escuchando a un maestro y tomando notas. Es un modelo que limita la creatividad.

La tecnología nos ayuda mucho en el análisis de datos, pero la toma de decisiones requiere retórica y poder de síntesis. Si el proceso de toma de decisiones es puramente automático, la máquina se hará cargo del 100% del trabajo. Un algoritmo de inteligencia artificial podrá identificar el cáncer en una radiografía con una precisión superior a la humana. Pero el algoritmo no tiene idea de qué es el cáncer y su impacto emocional en la vida de la persona que tiene la enfermedad. El papel del ser humano será, por tanto, no hacer el trabajo de la máquina, analizar una imagen, sino utilizar su fuerza, empatía y sentimiento, para, después de descubrir el cáncer, ayudar en la curación y mejora del paciente.

El ejemplo de la medicina puede ser emblemático. Los humanos no podemos correlacionar muchas variables al mismo tiempo. Así, hemos simplificado nuestro proceso de clasificación de enfermedades como los linfomas caracterizando su gravedad en etapas, en función del tamaño y número de tumores, su forma y distribución por todo el sistema linfático. Adoptamos métodos simplificados debido a nuestras limitaciones para correlacionar múltiples variables y facilitar la memorización en el aprendizaje de la medicina. Estas variables se denominan “características fuertes”, que son características muy llamativas y fáciles de almacenar. Con los algoritmos pudimos mapear decenas de otras variables ya identificadas por la investigación médica y dejar que los algoritmos puedan correlacionarlas, haciendo la clasificación y las decisiones de tratamiento consiguientes mucho más asertivas. Por lo tanto, la máquina ayuda al médico, haciéndolo más capaz. La IA no sustituirá al médico, sino que complementará su práctica profesional.

Ventaja competitiva

El escenario ya está diseñado. Pero ¿cómo deberían prepararse las empresas para actuar de forma competitiva en él? En general, la formación académica y la mayoría de los requisitos de descripción del puesto de trabajo en las empresas se centraron en las llamadas “habilidades duras”, con poco énfasis en las “habilidades blandas”, habilidades sociales y emocionales. Las empresas deben reposicionarse para reemplazar lo que llamamos RRHH, Recursos Humanos para Robots y Humanos. Esto implica un mayor enfoque en las “habilidades blandas” y, naturalmente, cambios en los modelos de organización, los procesos y el empoderamiento de los empleados.

Para que esto suceda, es necesario que el liderazgo asuma el papel de “liderazgo impulsado por la IA”, comprometiendo en cuerpo y alma con la transformación del negocio, con un uso intensivo de la IA.

Para tomar esta iniciativa, recomendamos algunos consejos:

  1. Aprenda y comprenda la IA, con sus fortalezas y limitaciones. Suena obvio, pero muchos ejecutivos dejan los problemas de tecnología a sus gerentes de TI. Pero la IA no es una tecnología como cualquier otra, sino transformadora. Por lo tanto, ser consciente de su potencial y limitaciones actuales es fundamental para la toma de decisiones, el establecimiento de prioridades y la asignación de recursos financieros y humanos, así de esta manera lograr los objetivos de transformación empresarial.
  • Adoptar a la IA en una empresa no es una cuestión de “y si” sino de “cuándo” y “cómo”. Así, se define una estrategia de negocio con implicación directa e intensa de IA, con objetivos claros y bien definidos. ¿Dónde quiere estar la empresa dentro de dos o tres años y cómo ayudará la IA a llegar allí?
  • No intente un “moon shot” de inmediato. La IA toma una curva de aprendizaje y comenzar proyectos ambiciosos sin la experiencia necesaria es una invitación al fracaso. Jeff Bezos, de Amazon, en su carta de 2017 a los accionistas, dejó claro que sus esfuerzos con respecto al uso de IA estaban “mejorando de manera silenciosa pero significativa las operaciones centrales”
  • 4.No se limite a proyectos piloto y “laboratorios de inteligencia artificial” que solo sirven para hacer marketing, sin contribuir al resultado del negocio. No buscar una “moon shot” no significa que deba limitarse a los prototipos. La IA solo es útil si se aplica al negocio. Además, no subestime los esfuerzos para poner en producción la IA. La IA difícilmente será una solución por sí sola; pero será parte de una solución empresarial, si se integrará con otros sistemas. De esta forma probablemente provocará cambios en los procesos de la organización.
  • 5.Prepare a la empresa para el viaje. Los cambios en los modelos de negocio, modelos operativos, procesos y organización afectan a todos, y las personas deben estar informadas y preparadas para aceptar los cambios. Los humanos tendemos a racionalizar y evitar el cambio siempre que sea posible. Sin el compromiso y el entusiasmo de los colaboradores de la organización, no se aceptarán los cambios.
  • 6.Invierta en las tecnologías necesarias y especialmente en la gobernanza de datos. Los algoritmos de IA dependen de datos con volumen, variedad y veracidad adecuadas, y si los datos no son útiles, los algoritmos no funcionarán bien.
  • Invierta en las personas, ya sea buscando talento en el mercado o formando profesionales ya disponibles en la organización. El desarrollo de sistemas con IA requiere de un equipo multidisciplinar, con conocimiento del negocio y la tecnología. Requiere preparación para saber elegir variables y entrenar algoritmos, evitando y minimizando sesgos. Desde el principio, incluya parámetros de cumplimiento normativo, conservación de datos y principios éticos para estos desarrollos. El hecho de que podamos desarrollar una solución de inteligencia artificial no significa automáticamente que podamos hacerlo si de alguna manera viola los principios éticos de la empresa.
  • Adopte modelos de desarrollo ágiles en toda la organización, fomente la colaboración entre todas las áreas de la empresa y cree un entorno propicio para desarrollar la innovación y la experimentación. Para minimizar los errores se necesita experiencia, pero para adquirir experiencia es necesario cometer errores. Un ambiente individualista y “aislado” no permite el nivel de colaboración y ajuste que acepta los errores como parte del proceso de aprendizaje.

Una tecnología transformadora y de alto impacto como la IA no es un destino, sino un medio para que lleguemos a un nuevo modelo organizacional, social y económico. Si será positivo o negativo dependerá de nosotros. Necesitamos estar preparados para combinar lo mejor de la Inteligencia Artificial de las máquinas con lo mejor de la Inteligencia Emocional de los humanos.

Cezar Taurion es Socio de Kick Ventures y VP de Estrategia e Innovación en Cia Técnica, mentor e inversor de startups. Conozca su trayectoria y cómo se convirtió en uno de los nombres más importantes de la Tecnología de la Información en Brasil. lea aquí

¿Te gustó este artículo? Ver más en nuestro blog y compartir en las redes sociales!

Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Open chat
Estamos Online!
Olá 👋🏻
Podemos te ajudar?