7 desafíos que las empresas enfrentan al innovar__

Este artículo fue escrito por Martina Basile, líder del área de Digital Design e Innovación en Ilegra

El surgimiento de startups en los más diversos sectores cambió completamente las dinámicas de negocio y, consecuentemente, el escenario competitivo de las organizaciones.

Empresas fuertes y consolidadas fueron sorprendidas por players que cambiaron completamente el conjunto de reglas del mercado y vienen conquistando, a pasos agigantados, una gran parte de su público, fuera de un poder de escala impulsado por la tecnología. 

Este nuevo escenario, altamente competitivo y dinámico, hizo que la innovación pasara a ser cada vez más valorada y perseguida por las empresas como forma de mantenerse vivas en el mercado.

La búsqueda incesante por una ventaja competitiva convirtió ese término en uno de los más relevantes de la actualidad.

Sin embardo, gran parte de las empresas ya existentes tienen dificultad cuando intenta implementar innovación dentro de la organización.

Esto se debe al hecho de que pocas empresas tienen una cultura que propicia este tipo de iniciativa interna y ese cambio para empresas que ya tienen una larga historia no es una tarea simple.

¿Qué es cultura de innovación?

Cultura de innovación son los valores, normas y actitudes que estimulan el pensamiento no ortodoxo y, consecuentemente, el desarrollo de innovaciones dentro de la empresa.

Como los procesos de innovación ocurren transversalmente dentro de la empresa, la cultura se refiere a patrones y valores compartidos entre todos los participantes del proceso.

Una cultura de innovación positiva crea incentivos para los colaboradores y lleva a un aumento en la fuerza innovadora de la empresa.

Un cambio cultural exige más que el comprometimiento de la alta gestión y, normalmente, los cambios ocurren primero a nivel de sistema, para que eso se vuelva una competencia de la empresa y evolucione hacia actitudes de los colaboradores hasta que se convierta en una creencia y valor de la compañia.

Las empresas que quieren volverse más innovadoras encuentran diversos obstáculos alrededor de la cuestión cultural que, de modo general, ya está enraizada en sus colaboradores.

A continuación, serán abordados siete de estos principales desafíos:

Conocer el consumidor y ponerlo en el centro de las decisiones

Empresas orientadas a clientes logran ofrecer productos y servicios que atienden sus necesidades de forma más asertiva, generando un vínculo más fuerte.

Investigaciones frecuentes con clientes ayudan a la empresa a entender sus desafíos y necesidades, desarrollar empatía y tener al cliente en el centro de sus decisiones.

Este entendimiento es esencial, pues permite que la empresa acompañe y comprenda realmente los cambios en la demanda, mientras busca identificar tendencias para proyectar el futuro.

Empresas que, históricamente, estaban enfocadas en ventas o producto tienen el gran desafío de estimular el equipo interna a hacer este cambio de mindset.

Tratar la innovación como un desafío de todos

Muchas organizaciones, con la intención de ser más innovadoras, crean un área de innovación o aumentan las inversiones para el desarrollo de nuevos productos.

Sin embargo, las empresas más innovadoras son las que tienen la innovación en su ADN.

Y que consideran, por lo tanto, que la innovación puede venir de cualquier persona de la organización y no de apenas un grupo predeterminado.

Tener un proceso de innovación estructurado

Crear una estructura de innovación, orientada por una estrategia bien definida y objetivos claros, permite que todos tengan conocimiento del estado del proceso y los criterios necesarios para que un proyecto siga adelante.

Cuando la gestión no tiene claro el camino que pretende seguir o no pone en evidencia a los involucrados, las personas no entienden las reglas del juego, no ven propósito y el compromiso acaba siendo menor.

Entender los temas de innovación que la empresa está considerando es fundamental para que las propuestas de los colaboradores estén en la misma dirección.

Crear un ambiente interno propicio para la creatividad

Ofrecer un espacio físico abierto, agradable y visualmente estimulante es un buen inicio para favorecer una visión innovadora, pero esto por sí solo no es suficiente.

Para que un ambiente de trabajo sea innovador es necesario que haya espacio para experimentar, para jugar y para momentos de intercambios.

La carga de trabajo también es un punto de atención.

Colaboradores que son consumidos por las actividades cotidianas no tienen tiempo, ni cabeza, para dedicarse a pensar en ideas nuevas.

Fuera de eso, es necesario que haya personas abiertas para lo diferente, pues es natural que ideas muy disruptivas acaben generando resistencia.

Y por eso tener sponsors es importante para que las ideas no sean rechazadas antes de haber sido puestas a prueba.  

Estimular la colaboración interna y externa

La colaboración es un punto clave para que la innovación ocurra.

La cooperación entre los sectores de la empresa es esencial, pues cada área tiene su expertise y una percepción única sobre un mismo problema.

Y por eso, cuando existe el intercambio, estas percepciones se complementan y un espacio para la creación de nuevas formas de pensar o hacer alguna actividad es potenciado.

De la misma forma, cuando la empresa está abierta hacia afuera, gana más recursos y oportunidades para innovación, dado que puede contar con clientes, asociados y competidores para impulsar acciones de innovación.

La perspectiva de quien está afuera de la organización, y con percepción menos sesgada, puede traer insights valiosos en la reinvención de una industria.

Asociaciones estratégicas entre startups y empresas ya consolidadas han sido cada vez más frecuentes, ya que la complementariedad entre ellas puede traer resultados muy positivos para las dos partes.

Aprender a lidiar con el fracaso como parte del proceso

La incerteza es inherente al proceso de innovación y, por eso, las empresas que desean incentivar iniciativas innovadoras necesitan estar abiertas para lidiar con el fracaso de una forma natural, principalmente cuando se trata de una innovación disruptiva.

La cultura del error y del aprendizaje continuo no es siempre bien vista dentro de las compañías, generando miedo al riesgo, por eso es fundamental que se adopten medidas de incentivo al error.

Fuera de eso, las fallas que ocurren a lo largo del proceso impactan directamente el plazo, y, consecuentemente, la inversión del mismo.

Muchas empresas no se preparan para una inversión de largo plazo y acaban interrumpiendo un proyecto anticipadamente, generando resultados negativos para el proceso de innovación y para la motivación de los involucrados. 

Incentivar al equipo a innovar

El estímulo a la innovación debe ser constante y exige un compromiso de la alta gestión.

Para que se sientan empoderados, los colaboradores necesitan sentirse apoyados por sus líderes cuando necesitan asumir riesgos o ausentarse de sus actividades por estar involucrados en proyectos de innovación.

A parte de eso, programas de premiación o tiempo reservado para dedicarse al proyecto de innovación para colaboradores que propongan una idea interesante también pueden ser factores de motivación.

Estos son los desafíos que las empresas enfrentan al innovar

Conocer estos desafíos y entender la cultura de la empresa que quiere hacer el cambio es el primer paso para lograr enfrentarlos.

Esta transición para una cultura de innovación requiere consistencia y persistencia, pues, como ocurre en todo tipo de cambio, habrá resistencia.

Mientras mayor sea el número de personas involucradas en esta operación, más difícil es lograr la alineación o el consenso de todos, por eso, es importante que la gestión tenga convicción sobre el movimiento y se haga un trabajo cuidadoso de gestión de cambio, para que todos los involucrados se sientan respetados y acogidos dentro del proceso.

Los desafíos mencionados antes son apenas algunos aspectos considerados importantes en la construcción de una cultura más innovadora.

Ilegra ha contribuido con una serie de empresas en esta jornada de innovación, tales como Sompo Seguros, Bradesco, banco digital next, FCA, entre otras empresas que están preocupadas por mantenerse innovadoras y también en comprometer sus talentos en esta jornada!

¿Te gustó este artículo? Lee más en nuestro blog.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Confira mais artigos em nosso blog!